Paragon Lost: mejor de lo esperado, peor de lo debido

Índice del artículo

Que Paragon Lost es un proyecto fallido desde su misma concepción es algo bastante evidente. Darle el protagonismo de una película de animación al personaje menos carismático y querido de la saga, con permiso de Jacob, ya es de por sí una idea bastante mala. Que el propio personaje te reviente la historia por completo, incluyendo el final, en uno de los diálogos de Mass Effect 3, ya es para apagar las luces y mandar a todo el mundo a su casa.

Con la de secundarios importantes e historias por contar que hay dentro del universo de Mass Effect, está claro que Paragon Lost no es la película que la mayoría de nosotros habría preferido ver. No obstante, eso no significa que sea necesariamente un mal producto o que no se merezca una oportunidad. Aunque todavía no hay fecha de lanzamiento para España (nuestros vecinos franceses la recibirán el 13 de marzo, así que por ahí irán los tiros), la edición americana está disponible desde hace un par de semanas, así que cualquiera con un nivel mínimo de inglés puede importar una copia y disfrutarla ya mismo. Yo he tenido la suerte de que un viajero del tiempo me ha traído una del futuro para que pueda compartir mis impresiones con vosotros, oh, queridísimos lectores míos, y aquí las tenéis.

Nice to meet you, loco

Paragon Lost cuenta la historia de una operación especial dirigida por James Vega para proteger la colonia de Fehl Prime, muy valiosa para la Alianza por su producción de medicinas, de lo que inicialmente es un ataque de unos mercenarios krogan. Una vez resuelta la situación, el Escuadrón Delta se queda en la colonia varios meses para asegurarla y fortificarla. Durante esa estancia fortuita el equipo debe hacer frente a un ataque de los recolectores. La trama se ubicaría, por lo tanto, en algún punto entre el prólogo de Mass Effect 2 y el regreso de Shepard gracias al Proyecto Lazarus, así que su estreno después de Mass Effect 3 resulta bastante tardío, por no decir fuera de lugar.

Sobre esta película se ha dicho mucho, y no muy bueno, desde que se anunció el año pasado. No sin motivos, los más importantes ya comentados, y es precisamente por las malas expectativas que el resultado final ha resultado una sorpresa moderadamente grata para mí. Y es que por encima de sus defectos, que son muchos y graves, Paragon Lost se las arregla para ofrecer 90 minutos de entretenimiento efectivo y sin complicaciones, que ya es algo.

Sin grandes alardes narrativos, la aventura de James Vega se centra bastante en la acción pura y dura, y es en estas escenas donde el trabajo de Production I.G. y FUNimation brilla con más claridad. Las batallas son intensas, están bien llevadas e incluso se permiten algunos momentos dramáticos razonablemente bien resueltos. A nivel de adaptación también se han hecho los deberes y, con permiso de algunas licencias, las armas y los poderes bióticos se han llevado a la pantalla con bastante fidelidad.

Hasta aquí bien. Paragon Lost divierte y funciona como una colección de escenas de acción. Los problemas de la película empiezan a la hora de rascar en la superficie para buscar algo más allá de los tiros y las explosiones. El mayor de todos es que, como interpretación del universo de Mass Effect, es un desperdicio de potencial y ni siquiera unas cuantas referencias metidas con calzador, como una forzosísima y nada creíble aparición de Liara, consiguen convencer al fan de la saga, que probablemente arrugará el morro ante cada ejemplo de fan service mal entendido.

Mass Effect Paragon Lost


¿Buena adaptación?

Con frecuencia el equipo dirigido por Atsushi Takeuchi se centra en los elementos más superficiales del videojuego, como son el diseño de los vehículos o las armas, y deja a un lado aspectos más importantes como la complejidad psicológica de los personajes o la madurez de la historia. De hecho, es todo lo contrario: los personajes son anodinos, cuando no directamente estúpidos, y el guión es muy tonto, con detalles vergonzosos como una broma de tocar culos, que James Vega sea un fanboy de Shepard con una chapa de la Normandía o el comportamiento absurdo de cierto personaje relacionado con Cerberus.

Es por estas meteduras de pata que sorprende la inclusión, muy acertada además, de algunas decisiones morales. No os destriparé la sorpresa, pero es probablemente el único elemento de la película que conseguiría convencer a un espectador ajeno a Mass Effect de que esta saga consiste en algo más que matar alienígenas.

Otro de los aciertos ha sido recuperar a David Kates para elaborar, junto a Joshua R. Mosley, la banda sonora. Kates ya puso su granito de arena en la música de las dos primeras entregas de la trilogía, así que su aportación se demuestra muy valiosa para mantener aquí la coherencia sonora. Cierto es que no hay grandes temazos como los compuestos por Sam Hulick o Jack Wall en el pasado, pero hay pasajes muy logrados que no desentonarían en las batallas multijugador de Mass Effect 3.

Mass Effect Paragon Lost

Anime de la VIEJA escuela

Como sin duda habréis apreciado, no he comentado nada hasta ahora del aspecto visual de Paragon Lost. La razón es que este apartado sencillamente no hay por dónde cogerlo y no quería dar la impresión de cebarme con una producción que, con sus desatinos, se las arregla para resultar entretenida, siempre que se sepa mantener las expectativas bajo control.

La estética de anime no le sienta nada bien a los diseños de Mass Effect, cuyo estilo es puramente occidental. Esto, que es un problema de base, se ve empeorado por el mal acabado de los dibujos. La falta de detalle es alarmante, algunos personajes casi parecen bocetos. Las caras de los personajes humanos son especialmente chapuceras, solo superadas por los krogan, una raza que resulta bastante irreconocible. Los recolectores también están regular y para colmo alguien ha decidido que aquí sean de tamaño gigante, mandando a tomar por saco la continuidad de la saga.

La animación es tan tosca como los dibujos y remite directamente a la animación japonesa de los años 70 y 80. Mazinger Z, Oliver y Benji o Lupin III son series muy míticas, sí, pero 40 años después los estándares han evolucionado mucho y uno espera algo más que unas bocas que al hablar parecen muñecos de José Luis Moreno.

Para empeorar las cosas lo que se han ahorrado en animación 2D se lo han gastado en escenas 3D fuera de lugar. La idea de combinar personajes planos sobre fondos CGI no suele funcionar, pero si el acabado es tan arcaico como en Paragon Lost más vale no intentarlo. Mejor resultado da esta técnica en las escenas con vehículos, algunas muy resultonas.

Mass Effect Paragon Lost

Critical Mission Failure?

Simplón pero ameno, este primer anime de Mass Effect no es la mejor manera de estrenar la saga en un nuevo medio, pero al aparecer los créditos tampoco he tenido la sensación de haber desperdiciado hora y media de mi vida. Sin embargo, creo que todos estamos de acuerdo en que el potencial de esta franquicia da para mucho más que una correcta peliculilla de dibujos.

La space opera de BioWare tiene mucho que decir y el cine de animación es un campo tan bueno como cualquier otro para hacerlo. Sin embargo, esto requiere una estrategia cross-media más ambiciosa por parte de Electronic Arts. No basta con lanzar un puñado de pienso a los fans para que lo devoren como cerdos, es necesario invertir en presupuesto y darle un enfoque serio a los proyectos.

Sí, Paragon Lost no está mal del todo, pero con el enfoque apropiado y el dinero necesario para llevarlo a cabo podría haberse parido una película con calidad propia. Algo que con una correcta promoción habría atraído nuevo público a la saga, algo que a largo plazo habría sido mucho más beneficioso para Electronic Arts que esta medianía producida con cuatro duros.

Lo último en el foro

  • No hay mensajes para mostrar.

Encuesta

¿Dónde jugarás a Mass Effect Andromeda?