Drew Karpyshyn y las ideas que se quedaron por el camino

Drew KarpyshynEs bien sabido que Drew Karpyshyn, guionista jefe de los dos primeros Mass Effect, tenía ciertas ideas para el final de la saga que acabaron quedándose en un cajón tras su exilio a Star Wars: The Old Republic y su posterior salida de BioWare. Es lógico y legítimo, la responsabilidad pasó a hombros de Mac Walters, un guionista distinto, con ideas distintas, y al final acabaron tomándose decisiones distintas.

Pero, ¿qué habría pasado si Drew Karpyshyn hubiera seguido a bordo? En cierta ocasión comentó que el tema de la energía oscura podría haber tenido mucha más relevancia, pero nunca llegó a detallar con exactitud cómo eran estos planteamientos originales que acabaron siendo descartados. A través de una intervención en un programa de radio, reproducida en Eurogamer, el guionista y escritor ha tratado con mayor profundidad esta cuestión, además de otras curiosidades.

La energía oscura se suponía que iba a ser desvelada como un poder al que solo los orgánicos podían acceder debido a varias razones de magia "techno-científica" que todavía no había sido decidida. Una idea es que la energía oscura tenía cierto poder sobre el continuo espacio-tiempo: "Quizá los segadores querían acabar con la vida orgánica porque los orgánicos seguían evolucionando hasta el punto de poder usar poderes bióticos y energía oscura, lo que habría causado un efecto entrópico que habría acelerado el final del universo. Al ser seres inmortales, eso es algo que no les habría gustado ver. Entonces pensamos en llevarlo un nivel más allá. Puede que los segadores estuvieran buscando una manera de detener esto. Quizá hubiera un inevitable descenso a lo opuesto al Big Bang (un 'Gran Crujido'), y los segadores se hubieran dado cuenta de que la única manera de pararlo fuera usar a los bióticos. Y ya que ellos no pueden usar estos poderes, tienen que mantenerse reconstruyendo sociedades, en un intento de dar con un grupo capaz de usar la biótica para este propósito. Las asari estuvieron cerca pero no eran perfectas, los proteanos también estuvieron cerca".

Aunque Karpyshyn reconoce que estos conceptos eran algo vagos y todavía no estaban concretados, eran la opción principal que estaban considerando. De hecho, la temática de la energía oscura comenzó a ser tratada de forma activa en la misión de reclutamiento de Tali en Mass Effect 2. Finalmente este hilo argumental quedó en el aire y no volvió a ser mencionado en la saga, dejando sin respuesta el misterio de la estrella moribunda, aparentemente afectada por la energía oscura...

Otra idea bastante loca que se quedó en el tintero fue la posibilidad de que Shepard descubriera que en realidad era un alienígena sin saberlo. Este giro de tuerca a los replicantes de Blade Runner probablemente no habría funcionado demasiado bien por subvertir la imagen del comandante como adalid de la raza humana. O puede que hubiera funcionado precisamente por eso, nunca lo sabremos.

Un último detalle bastante curioso es que en su día se descartó la posibilidad de que se transfiriera la esencia de Shepard a algún tipo de máquina para convertirlo en una especie de ciborg, mitad orgánico, mitad sintético, tras el accidentado prólogo de Mass Effect 2. Su resurrección finalmente acabó tomando la forma del Proyecto Lázaro, pero parece que a alguien le gustó eso de transferir la esencia de Shepard a algo...

Lo último en el foro

Encuesta

¿Dónde jugarás a Mass Effect Andromeda?