Así son las maquetas metálicas de Mass Effect

Índice del artículo

Normandía SR2

La joya de la flota de la Alianza es también la joya de la colección. La Normandía SR2 es, de lejos, la nave más atractiva de la colección y resulta tentador abordarla la primera. En mi caso, como soy muy de empezar a comer lo que menos me gusta para concluir con un delicioso postre, la he dejado para el final. Una decisión que ha resultado muy afortunada porque, además de ser la maqueta más bonita, es también la más hija de puta.

Su peculiar diseño ha obligado al fabricante a recurrir a algunas piezas realmente minúsculas que me he visto obligado a manejar con pinzas. Además, algunos de los detalles hacen que ciertas partes de la nave sean especialmente frágiles. Tanto es así que es la única de las cuatro naves donde me he visto obligado a usar pegamento para reparar una pieza partida. Por suerte el daño fue en una parte poco visible y conseguí solucionarlo sin afear el acabado general, que es estupendo. Como se puede apreciar en las fotos, el fabricante se ha esmerado especialmente con el grabado a láser y las insignias de las alas quedan realmente espectaculares.

La fragilidad del material y el laborioso proceso de montaje no son los únicos problemas que me he encontrado en esta ocasión. La peor parte ha sido darle al puente su forma característica, ya que la placa de metal que se incluye es completamente plana. ¿Mi solución? Usar un lápiz para darle forma. Mucho ojo con esto porque no vale cualquier lápiz, debe ser completamente cilíndrico y del diámetro apropiado, de unos 8 milímetros, de lo contrario la pieza puede quedar deformada. Se coloca la lámina de metal sobre el lápiz y, con fuerza, se presiona a su alrededor hasta que coja la forma. Hecho esto, lo siguiente sería coger el puente con los pulgares e índice de ambas manos, como si fuéramos a liar un cigarrillo, ejercer cuidadosamente algo de presión para "achatar" el puente con el fin de darle un acabado más ovalado.

En cuanto al resto de pasos, más o menos como las demás, aunque con un pequeño nivel de puñeterismo extra. Por suerte la he dejado para la última, así que he podido sacar partido de toda mi experiencia previa y he conseguido aguantar el tipo. Si me hubiera estrenado con la Normandía probablemente me habría salido un churro, en lugar de esta pequeña belleza a la que no le hacen justicia las fotos.

Y fin. Con la nave más icónica de la saga, salvo que la Tempest nos demuestre lo contrario, finaliza este repaso a las cuatro maquetas que componen la colección que la línea Metal Earth le ha dedicado a Mass Effect. Una colección que, por el momento, sigue sin poder comprarse de forma oficial en tiendas españolas. A pesar de ello, os animo a tirar de importación porque el resultado que ofrecen es muy bueno, sobre todo si tenemos en cuenta su ajustado precio (las cuatro naves me costaron alrededor de 50 euros, incluyendo gastos de envío de Estados Unidos a España).

Tampoco es nada despreciable su valor lúdico. Aunque he vivido algunos momentos peliagudos, en general el ensamblado de las maquetas ha resultado una experiencia bastante entretenida y espero que tenga continuidad en el futuro, ampliada con algunas de las nuevas naves que veamos en Mass Effect: Andromeda.

La colección al completo, expuesta en una de las vitrinas de tesoros de mi hogar

Lo último en el foro

  • No hay mensajes para mostrar.

Encuesta

¿Dónde jugarás a Mass Effect Andromeda?